Perú venció 2-0 a Australia y se despidió del Mundial Rusia 2018

¡Misión cumplida! El primer gol de Perú en su regreso a un Mundial tras una ausencia de 36 años fue una joya y partió del símbolo del ataque peruano, Paolo Guerrero, quien a los 34 años dice que no piensa en abandonar la Blanquirroja porque cree tener aún mucho para dar.

Y es verdad. A la contra se citó con dos de sus custodios en el callejón izquierdo y con el rabillo del ojo vio la llegada al otro costado de André Carrillo.

El extremo derecho vio llegar el centro y sin que cayese el balón lo clavó en el fondo de la red de Mathew Ryan.

Pasaban 18 minutos y en su primera aproximación Perú anotaba.

Con la ventaja, cambio de planes. Los de Ricardo Gareca se atrincheraron alrededor de la puerta de Pedro Gallese y pasaron a jugar con la necesidad de un rival que necesitaba ‘ganar o ganar’ para estar más cerca de la clasificación.

Los Socceros desataron entonces una presión plena.

En un espectacular eslalon corto, Tomo Rojic desgranó a cuatro rivales en la sala del área pero su remate fue neutralizado por el meta peruano.

Minutos después, Gallese volvió a lucir oportuno para poner fin a una triangulación que nació con Rogic, continuó por la derecha con Robbie Kruze y murió sin el esperado remate final de Mathew Leckie.

Los de Bert Van Marwijk lo intentaron todo, corrieron como si no hubiera mañana pero hoy Guerrero, el ariete del Flamengo, no estaba para que le aguaran la despedida de Rusia.

Transcurrían 50 minutos cuando Christian Cueva se descolgó por la banda derecha, arrastró marcas y sirvió el balón para que el número nueve pusiera la guinda al encuentro.

Van Marwijk, quien el Mundial se mostró distante de la posibilidad de dar juego a Tim Cahill, el hombre que con 50 goles hace historia en la selección australiana, apeló a su experiencia para tratar de buscar un revulsivo.

Rotunda ovación recibió el jugador que cumplirá 39 años el 6 de diciembre. Pero poco o nada pudo hacer.

Tras tanta presión vana parecía que Perú podía clavar banderillas en algún contragolpe.

Guerrero quiso devolverle la gentileza a Cueva, cabalgaban casi solitarios rumbo a la puerta de Ryan, pero el pase del ariete desde la izquierda al centro, superó al jugador del Sao Paulo y en el rebote, otro jinete que venía de atrás, Paolo Hurtado, tuvo la mala fortuna de estrellar el balón en el vertical.

La selección de Gareca se fue además con música y como héroes fueron ovacionados por unos 35.000 peruanos, 36 años y 4 días después de aquel 22 de junio de 1982 en el estadio Riazor de La Coruña, en el que fueron goleados 5-1 por Polonia.

quien esta en linea

Hay 128 invitados y ningún miembro en línea